Los guías espirituales

El otro día estuve en la cueva de Santimamiñe, es un paraje en plena naturaleza. Fui con mi perrita Xica, que es como una extensión de mi alma y aprendo mucho con ella.

La cueva está en una montaña que tiene forma de pirámide, y está situada en el lado sur más o menos a un tercio de la altura de la base. Me recordó a cuando estuve en Egipto en la gran pirámide, donde penetré en su interior hasta la cámara central. Solo que el acceso a la cueva está restringido.

Cuando estuve en Egipto teníamos un guía que nos explicaba todo en inglés, por lo que no me enteraba de casi nada por no decir de nada, pero bueno… por lo menos el organizador nos explicaba algo en español, por lo que en realidad teníamos dos guías. También le preguntaba a mi compañero de habitación que entendía mejor el inglés que yo y me traducía algo, él se echó novia y yo me iba de la habitación al bar del hotel para que estuvieran juntos. Íbamos a los sitios sin pérdidas de tiempo. Fue una experiencia inolvidable aunque fui solo pero con un grupo.

También he de comentar que al principio no deseaba ir a Egipto, pero mi padre consiguió convencerme.

Total que subí a la cueva y no pude entrar, estuve un rato en la entrada haciendo fotos y leyendo unas descripciones sobre los primeros habitantes de Santimamiñe. Resulta que hace unos doce mil años el nivel del mar estaba situado unos sesenta metros por debajo del nivel actual, por lo que la entrada a la cueva era visible desde el nivel del mar a causa de que había poca flora en esa altura de la montaña y por eso comentan que la descubrieron sus habitantes.

El caso es que la visibilidad de la entrada de la cueva actualmente está cubierta de vegetación y el monte también hasta la cima, en la cual hay una ermita llamada San Miguel de Ereño.

Por lo que decidí subir a la ermita. Empezamos la ascensión Xica y yo, la pendiente era muy pronunciada y agreste, y había marcas de pintura roja para señalar el camino sobre las rocas. Xica es un mastín catalán, lo que significa que es una perrita muy pequeña con un corazón muy grande, por lo que cada pocos pasos la tenía que aupar para seguir subiendo. Es decir, yo le ayudaba a subir y ella me hacía compañía.

Mi forma física no es muy buena que se diga, tengo poca musculatura en las piernas, soy fumador empedernido y actualmente peso 98 kilos, he bajado unos cuantos ya que he llegado a pesar 113 y mido 1,76, (bueno eso cuando me tallaron para ir a la mili, aunque no fui…), me imagino que ahora mediré menos. Por lo que las paradas fueron muchas y asfixiantes, yo calculo que a unos 10 metros de la cima ya mis piernas empezaban a flaquear y el camino era bastante más agreste, yo creo que era casi escalada, además era tarde y temía por que se hiciera de noche durante el regreso, por lo que pensé que era muy difícil subir con Xica hasta la ermita (escalar con un perro en el brazo y luego descender otra vez con el perro en el brazo), por lo que fue un mazazo para mi ego, porque creía que podría hacerlo sin preparación y sin antes reconocer el terreno.

El descenso fue también duro, ya que temía desorientarme y las piernas cada vez me respondían menos, pero Xica conocía el camino ya que tiene un estupendo olfato y al final llegamos de vuelta al coche sin perdernos en ningún momento.

Ayer estuve con un amigo y le comenté lo de la ermita. ¿Sabes lo que me dijo? Por el otro lado de la montaña se puede acceder en coche casi hasta la ermita, es un camino fácil.

El camino espiritual es exactamente igual, puedes intentarlo por tu cuenta pero te va a ser muy difícil llegar a la cima, y seguramente te quedes a unos metros y tengas que descender hasta el nivel del mar. Por suerte el nivel del mar ha subido sesenta metros, por lo que nuestro descenso es menor que hace doce mil años y tenemos más sencilla la ascensión. Cosa que no implica que con orientación y ayuda de amigos sea más sencillo subir. Aquí entran en juego nuestros guías espirituales.

Yo empecé mi camino en solitario, buscando en internet y la verdad existe mucha información, tanto buena como mala, también empecé a comprar muchos libros. Descubrí los ejercicios pleyadianos y los empecé a practicar. En dichos ejercicios invocas a los pleyadianos, a tu Yo superior y al Cristo, yo no entendía esto, porqué he de invocar la cristo y a mi yo superior si son lo mismo, pero bueno lo hacía porque lo ponía en los ejercicios.

Lo que crees es lo que creas. Yo creo en los pleyadianos por lo que para mi realidad existen, tanto es así que gracias a ellos he llegado a este camino. También soy muy cabezón y no aceptaba la ayuda que se me ofrecía porque creía que era capaz por mí mismo y que se me estaba manipulando sutilmente, cuando en realidad lo que estaban haciendo era ayudarme sutilmente para llevarme por el camino sencillo.

Si has visualizado el vídeo verás que existen muchos tipos de guías, y… ¿si puedes invocar a todos porqué te vas a quedar solo con uno? ¿Para qué vas elegir un camino difícil y solitario pudiendo tenerlo todo? ¿Es más fácil nadar contracorriente o a favor? Contracorriente al final te cansas y terminas por ahogarte.

Yo quiero ser feliz y no puedo hacerlo solo, por lo que cuanta más ayuda tenga mejor. Y por lo tanto cuantos más guías tenga más feliz voy a ser, porque voy a tener más amigos que me van a ayudar serlo. Y como buenos amigos, cuando necesites privacidad ellos la respetarán.

2º Intento y definitivo

Por fin después de unos días subí de nuevo a San Miguel de Ereño, pero esta vez por el camino fácil, preguntando a los amigos y a la gente que encontraba. Fue una subida cómoda pero asfixiante, tengo que dejar de fumar…

Resulta, si es que recuerdo bien, que primero fue un puesto de vigilancia del reino de navarra, luego hubo una necrópolis, y finalmente construyeron la ermita.

Luego de subir y mirar el paisaje, me tumbé a descansar y mirar al cielo, en un momento dado vi dos mariposas volando, una detrás de la otra, luego a la inversa, las seguí con la vista y pensé: “somos mariposas”. Entonces ví a mi maestro Paramhansa Yogananda en mi mente sonriendo.

Panorámica de la ría de Urdaibai

Author: Lahun Ahau Balam

Share This Post On
373989

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *