Clases Online después del COVID 19

Ha cambiado la conciencia de como mantener nuestra Sadhana o práctica diaria?

Es posible que aunque las herramientas y nuevas formulas que ya teniamos a disposición online antes del COVID-19, fueran muchas y de bastante calidad, muy poc@s profesionales del yoga se habían atrevido a lanzarse a la aventura que dar clases de yoga online.

Sin embargo, «no hay mal que por bien no venga», y la coyuntura que se ha marcado durante este periodo de confinamiento, ha «obligado a much@s profesores a ponerse con ello.

De echo, se ha visto con claridad, como muchos «facilitadores» que ya estaban ejerciendo de una manera poco profesional, también se han atrevido hacerlo online y de manera gratuita.

Tal es la visión de esta situación, que algunos profesores que ven cómo este tipo de «facilitadores» que regalan su tiempo e impiden que los verdaderos profesionales, formados adecuadamente y acreditados, puedan ganarse la vida también en internet.

Si ya es dificil en la vida normalizada, que un profesor de yoga se gane la vida como profesional únicamente dando clases, la realidad que nos ha aportado este periodo, ha sacado a la luz, el verdadero porque de nuestra situación actual.

Un profesor de yoga que ha invertido su tiempo, a veces años de su vida en su formación, y por su puesto, recursos económicos que bien pueden rondar los 3.000€/10.000€, si ha llevado a cabo su formación en una escuela internacional, y sobre todo que se ha capacitado con su propia práctica diaria durante un largo periodo de tiempo, ¿tiene derecho a reivindicar esta situación que impide poder llevar una vida económica natural?

¿Dime si tú lo harias?

En el hatha yoga, por ejemplo, existen cientos de contraindicaciones para realización de muchas asanas, que el profesor debe conocer antes de comenzar a monitorear la práctica de un alumno.

Ni que decir tiene, que entrar adecuadamente y salir de la posición que vamos a practicar, será determinante para la experiencia del alumno, y para no lesionarse en el camino. Pero lo más grave puede ser que el practicante, nunca conocera entonces la verdadera esencia de la posición o asana, que siempre oculta una conciencia más elevada que lo que desde el plano físico pueda aparentemente aportar. Esto ha de haberlo experimentado el profesor!! Sino, ¿cómo te podrá llevar de la mano a esa dimensión?

Y no hablo en este caso de espiritualidad avanzada, sino de simple percepción de lo que una asana debe de construir y contribuir a nivel de sistema nervioso, cuando es práctica adecuadamente.

¿Cómo se puede sino percibir este «campo eléctrico» cuando un alumn@ está realizando asana de una manera inadecuada? E insisto que sólo hablo de la propia posición física, especialmente de la columna vertebral y por tanto del sistema nervioso que por ella transita!!

Imagen ejemplo de clase de yoga

Fijaros bien en esta imagen!! Es el claro ejemplo de un «profesor» que no lo es, y por lo tanto permite que él mismo y «sus alumnos», que están sentados en Sukhasana, practiquen de manera inadecuada.

En este caso, es una imagen publicitaria, pero creo que cualquier profesor puede ver esto diariamente en muchos gimnasios, en muchos videos online y ahora en clases online. Esto puede ser un paso atrás para una persona que comienza en el yoga, y que por este motivo, debe ir poco a poco conociendo y practicando de manera saludable.

Digamos la verdad del Yoga

Si bien es cierto que la práctica continuada de yoga, puede aportar una mejora del cuerpo físico, la realidad o dimensión siguiente en importancia en la que realmente está interviniendo, es en tu sistema nervioso central.

Esto adquiere significado en medida de que el practicante toma conciencia a través de su propia experiencia de como va cambiando sus capacidades ante la gestión del estrés, por ejemplo, o ante su capacidad para dormir mejor y más eficientemente, y en general ante capacidades que no son propiamente lo que su cuerpo físico le está diciendo solamente.

El yoga llega no como moda, sino como necesidad para la era en la que estamos del Dwapara Yuga o Era de la Energía, donde la puerta de percepción que debe adquirir el ser humano en ella, es precisamente eso… percepción de la energía prana.

Por eso, y por la importancia de que esta «herramienta» sea acogida de buenas maneras en este tiempo, es muy importante que practiques de manera segura, que te ayude a mejorar lo que realmente quieres, pero que de manera «oculta» vayas ascendiendo en la percepción de los cambios más relevantes que vas a ir implementando si tu sadhana es adecuada.

Recomendamos clases Online

Es muy probable que vuelvan periodos de confinamiento en los próximos 18 meses, por lo que creemos conveniente y muy práctico, que asistan de manera regular a clases online.

Bien sea con Zoom, Jitsi e incluso con Youtube en directo, creemos que nos puede ayudar a seguir avanzando en los descubrimientos que la ciencia del yoga ha de aportar al ser humano de hoy.

Por eso estamos asistiendo a distintas clases online como alumn@s, para poder pronto, recomendar distintos sitios online donde realmente entendemos que tanto la forma como el profesional que las imparten pueden ser formulas ideales para que tu sadhana sea plena.

Además, estamos trabajando en la plataforma Yogaenti Live, donde nosotr@s mism@s impartiremos clases de Hatha Yoga, Ananda Yoga, Yoga Fit y Yoga Silence y que esperamos poder tener a disposición para el mes de junio.

OM SHANTI

Os esperamos en próximos artículos.

Para finalizar esta primera pincelada a este artículo, os dejo un mantra en español que confio sirva a tod@s los que hasta aquí llegueis, a sattvificar este instante y a elevar la energía pránica opuesta a la que el COVID-19 ha generado en muchos casos durante este periodo, y que seguramente lo sigua haciendo durante algunos meses.

Canto Cósmico de Paramhansa Yogananda

Author: Escudero J.C

Share This Post On
373989

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *